• Actualidad EUMFrayLuis

Curso de Prevención de Drogodependencias (2017) Destacado

  • Escrito por  Elena Paraja García

 

El lunes 06/11/2017 a las 16:00 horas mis compañeros y yo acudimos a un Curso de Prevención de Drogodependencias específicamente dirigido a estudiantes de magisterio y maestros, impartido en el aula 5. Dicho curso fue impartido por Almudena, Educadora Social que trabaja en Proyecto Hombre, concretamente en el Área de Prevención.

Tras haberse presentado ante todos, enseguida nos pasó un test de drogas. Todos, como primera reacción nos extrañamos. Pero no consistía en otra cosa que en pasarlo de manera aleatoria entre nosotros, presentarnos y decirnos en qué damos positivo (en aspectos positivos de la vida, por ejemplo, yo doy positivo en ser soñadora). Y comenzaba así la jornada de cuatro horas interrumpido con un pequeño descanso de 20 minutos a las dos horas.

Primero nos mostró una diapositiva con tres palabras bastante destacadas: “DROGA”, “DROGODEPENDIENTE” y “PREVENCIÓN”, las cuales debíamos definir basándonos en las ideas que teníamos sobre estas. Claramente definí los conceptos con las ideas básicas que tenía sobre estos, siendo así “Droga” una sustancia perjudicial y muy adictiva que puede provocar tu muerte y el no poder ser independiente de esta. “Drogodependiente” es aquella persona adicta a las drogas y que únicamente vive por y para estas. “Prevención” sería el cómo podemos evitar ese contacto con estas sustancias o simplemente evitar ese estado en el que puedas llegar a depender únicamente de las drogas. Después de anotar nuestras ideas, realizamos un pequeño brainstorming de todo el grupo, de donde sacamos las definiciones más correctas para definirlas.

A continuación, nos enseñó un cuadro con diferentes casilleros donde podías leer palabras como tabaco, alcohol, cannabis y drogas. El ejercicio consistía en que entre todos hiciésemos una pequeña aproximación sobre la edad en que se comienza a consumir dichas sustancias y el porcentaje de personas que consumen dichas sustancias. Por lo que pude observar, las cifras que dábamos eran bastante tempranas (edad) y muy elevadas (porcentaje). Pero, para nuestro asombro, no nos alejamos tanto de la realidad, por no decir que incluso en algunos datos dimos justo en el clavo. Vimos que la edad media para el comienzo de la ingesta de alcohol y el consumo de tabaco ronda entre los 13 y 14 años y son como el 76,4 % de los adolescentes los que consumen. Luego, el cannabis está en torno a los 14 -15 años, consumido por el 26,7 % de los adolescentes y, en último lugar, las drogas de síntesis cuyo porcentaje es bastante menor, un 15, 1 % (y la edad en la que se comienza ronda los 15-16 años).

Seguimos con quién consume más, las mujeres o los hombres. Respecto al alcohol está casi igualado, superado por poco por los chicos, mientras que en el tabaco sobresalen las chicas. En el ámbito del cannabis y otras drogas de síntesis son los chicos los que más consumen.

Los datos que estudiamos nos llevaron a hablar de que dichos valores - sobre todo en relación al tabaco y al alcohol - son tan altos por la gran facilidad que tienen los niños a la hora de conseguirlo. Tanto en bares, como en supermercados pidiéndoles ayuda a cualquier adulto irresponsable el cual no piense el impacto que puede tener y que tiene el proporcionarle alcohol a un menor. También la propia monitora, Almudena, nos confesó lo fácil que le resultó a ella caer en la tentación del tabaco ya que empezó muy joven y llegó a arriesgar una amistad por dicha sustancia. Tras dos horas de charla, las cuales resultaron muy entretenidas, tuvimos un pequeño descanso de 20 minutos, el cual nos sirvió a todos para tomar un respiro. Posteriormente, comenzamos las siguientes 2 últimas horas. Almudena comenzó lanzando una pregunta al aire : “ ¿Qué es una droga?” La describió como una sustancia tóxica, que una vez ingerida, crea dependencia y tolerancia. (El síndrome de abstinencia, significa que cada vez necesitas más). Y nos indicó sus vías de consumo, las cuales eran: intravenosa, inhalada, esnifada, vía cognitiva/ mucosa e ingerida. Las drogas provocan que tu sistema nervioso se paralice, y no generes nada placentero. Al contrario, tu cuerpo produce más receptores y luego necesitas tus reacciones, lo que te produce placer, pero no las tienes. Ya explicando que es una droga, las vías de consumo y lo que provoca en nuestro cerebro, nos dio lo que define la OMS como consumo de riesgo en la ingesta de alcohol, y los diferentes niveles según los hombres y las mujeres. Y la clasificación farmacológica de las drogas.

Por último, para finalizar dicha jornada, habiendo transcurrido dos horas desde el descanso, pusimos como conclusión todo lo que habíamos hablado para fijar nuestras ideas. Fue entonces cuando mostró unos gráficos donde se representaba el consumo de alcohol en la comunidad autónoma de Castilla y León y en el resto de España, y otro dato que impresiona es que solamente en Castilla y León se consume más alcohol que en el resto de España. Esto se debe al consumo de vino y se destacó en especial una de las frases que se suele decir: beber una copa de vino diaria es saludable, ya fuera de sí médicamente es o no saludable.

Como conclusión de este día es que todo aquello que te haga adicto y ser independiente a esto, es una droga (el tabaco es una droga, al igual que el alcohol). Y aunque esté bien visto en este país, nosotros como ya conocedores de sus efectos, asumimos una responsabilidad mayor, ya en nuestra voluntad de consumirlo o no. 

Durante la segunda sesión, que tuvo lugar el lunes 13 de noviembre de 2017, comenzamos con un vídeo del humorista Leo Harlem, para mí uno de los mejores cómicos españoles. El tema que trataba no era otro que el de las drogas y adicciones, más concretamente sobre el consumo del alcohol. Él bromea sobre los efectos que este produce. Este pequeño vídeo nos sirvió para realizar un pequeño debate acerca de lo que ocurre en la realidad: por qué la gente llega a beber y por qué bebemos. Llegamos a la conclusión de que muchas veces, por “apuro” consumimos una sustancia. Algunas de las situaciones que incitan a esto pueden estar relacionadas, primeramente con el temperamento de cada uno. En segundo lugar, influye la mentalidad que tengas, es decir, puedes valorarte demasiado o tener una autoestima muy baja. En tercer lugar, el entorno familiar (la situación familiar, la tolerancia, las normas…). En cuarto lugar, los amigos. Este pequeño o gran grupo puede marcar tu futuro, ya que son seres sociales que, al igual que tú, se dejan influir por estos aspectos anteriores y son los que pueden llevarte a que consumas, o no. Otro punto de influencia es el centro escolar y el entorno en que este se encuentre, y para ello voy a contar mi propia experiencia. Mi instituto de Gijón era el único que contaba con bachiller de artes en toda Asturias y Castilla y León, por lo que había gran variedad de personas que viniendo de fuera, se alojaban en pisos del extrarradio donde las condiciones y el ambiente no eran los más adecuados. Yo siempre lo comparo con mi zona, de las más tranquilas de Gijón, y observando detenidamente lo que ocurría en las salidas, todos aquellos que habían estado relacionándose en barrios de trapicheo, en las salidas se dedicaban a vender y no precisamente a los de su mismo ambiente, si no a los de los barrios más tranquilos y de “alta clase”, ya que no les resulta fácil conseguirlo. Con esto quiero decir que no te debes guiar por lo bueno o malo que sea el barrio, ya que allí donde se tienen ciertas sustancias más al alcance, las personas no suelen darse por entendidas y las pasan más por alto. Es así como probablemente tú vas al barrio más vip de Madrid y te encuentras que es también el barrio de más consumo. Después de todo esto, debatimos sobre la duración del alcohol en el cuerpo y las manera en se expulsa. La gran mayoría pensábamos que duraría un día en nuestro organismo o que se expulsa bebiendo agua o haciendo ejercicio, pero eso es un mito, ya que el 2% del alcohol se elimina mediante la orina. Se preguntó el porqué de que cuando vomitas te sientes mejor. La monitora nos contestó que te sientes mejor porque no te sube ya que primero el alcohol se encuentra en el estómago y luego ya sube a la cabeza y a la sangre, entonces al vomitar se considera que has expulsado el que tenías en el estómago y no te sube. El alcohol se elimina sudando, respirando, por el hígado y los riñones. Un cubata dura en la sangre 2 horas y una cerveza 1 hora. Con sustancias como el cannabis, nos encontramos que pueden durar un mes en el organismo y todo aquello que nos dicen acerca de que beber leche disminuye su efecto, es tan solo un mito.

Después de un pequeño descanso, estuvimos hablando sobre los programas universales (que se aplican a todo el mundo) y selectivos (problemas para menores, con problemas económicos, autoestima, etc.) La diferencia entre plan, programa y proyecto es que el plan es más general, como el plan anti-drogas, mientras que el programa es de prevención y es más caro de usar. Además ocurre que los profesores no tienen la formación necesaria para implementar el programa. Por último, el proyecto es la parte más práctica, donde se expone lo visto en el plan y en el programa. Los elementos claves para el éxito de los programas son: el profesor/a, la motivación, la creatividad, el entusiasmo, el uso de herramientas pedagógicas, el manejo de grupo, y la capacidad de trabajo…

Luego estuvimos hablando de los programas que hay en primaria y en la E.S.O y vimos dos tipos: el Discover y el Construyendo. En 5º y 6º curso de primaria y en toda la E.S.O. se usa el Discover, y en 1º y 2º de la E.S.O se usa el Costruyendo. Tienen fundamento teórico y una metodología interactiva con “role playing”, debates, etc. Con esto dimos por finalizado el curso de drogodependencia.

Como reflexión final, aunque me hubiera gustado que se hubiese puesto más en juego la práctica, y que el curso hubiese sido más dinámico para que hubiese captado más nuestra atención, y aunque durante la última hora del curso hemos tratado temas que no tenían directamente que ver con la drogodependencia, sino más bien con cómo actuar como tutor, creo que ha sido un curso muy completo que me ha servido para conocer y aumentar más información sobre estas sustancias. Yo siempre he tenido claro cómo reaccionar ante las drogas, pero me ha ayudado a comprender que no todo el mundo tiene claro su posicionamiento, y que hay personas que no se crían en ese ambiente de ayuda que quizás necesiten para decir “no”. Es por eso que como futura maestra me ha ayudado mucho a discernir qué actitud quiero que adopten mis alumnos y el convencimiento de la necesidad de suscitarles seguridad en sí mismos para saber lo que no deben hacer, independientemente de la sociedad en la que se críen.

Inicia sesión para enviar comentarios